La peor de las torturas


Necesidad…


Quieres, exiges, imploras por que el aire atraviese tu garganta para abrirse camino hasta tus pulmones, sientes como te sofocas poco a poco y mentalmente ofreces tu alma al diablo con tal de que un poco oxigeno llegue a tu organismo. Mientras te sujetas fuertemente el cuello con las manos, friccionado para tratar de apartar aquello que impide saciarte…


Desesperación…


No sabes que hacer, miras a los lados con los ojos casi desorbitados, teñidos de rojo. Tratas de gritar, de pedir auxilio, pero nada funciona. Sientes como si estuvieses solo en un gran pozo, lejos de la humanidad donde nadie puede escucharte, donde nadie puede ayudarte. Caes al suelo de rodillas, con el cuerpo encorvado, pensando que entre menos tensión a lo mejor será posible salir de ese sufrimiento.


Miedo…


Entiendes que es hora, pero por irónico que suene no quieres. Piensas en todo lo que te falto hacer o decir, piensas en como desperdiciaste el tiempo. El miedo corroe tu ser reflejado en lo desconocido, en lo que seguir. Porque… ¿hay algo más no?
Caes de lado en el suelo y comienzas a temblar, no es solo la falta de aire, sino también el temor.


Paz…


Es la hora, ya no queda más. Casi sin fuerza, el dolor ya a desaparecido, o si esta, ni lo sientes. Cierras los ojos completamente, sonríes sintiendo una extraña tranquilidad.
Sabes que es el momento, sabes que ya no hay más…


Fin…




Sobresaltado despiertas en la cama, sudando, con el corazón desbocado y el sueño aun vivo en tus sentidos. Secas el sudor de tu frente con el dorso de la mano y suspiras…


“iluso… la muerte seria un regalo

cuando la vida es la mayor tortura”


Luzbel

2 Asistencias:

  • Lucille Stark | 13 de diciembre de 2008, 8:32

    A mi que me sonaba todo a un ataque de ansiedad Y_Y

    Hay que animarse, la vida no es tan mala creo yo, la gente la hace mala a mi entender, y lo mejor es prescindir de quien hace que sea mala.

    "Mejor solo que mal acompañado" como reza el dicho

    Saludos y besis.

    Lu

  • Javier | 13 de diciembre de 2008, 12:41

    Estoy con Lucille con lo que escribio. Animarse y prescindir de aquellos que nos haga mal la vida. Porque aunque no lo creas es demasiado corta una vez que te das cuenta, es asi de cruel, de pronto te lo demuestra y ya deja de parecer importante cualquier otra cosa.

    Animo y ya sabes donde estoy... a solo un tuuuuuu de distancia si me necesitas ^^

    Javi